“No diré ni una palabra”, cuento de Valentín Chantaca González

Valentín Chantaca González

Como de costumbre, ocupé un asiento en la última fila del salón y planté ambos pies hacia el frente, uno junto al otro y en perfecta simetría, separados apenas por un par de centímetros. También puse rígida la espalda y giré el cuello en un ángulo sutil para ver directamente hacia el pizarrón. La rectitud de mi postura era ejemplar; mi conducta impecable. De esta forma, parecía que ponía mucha atención, aunque en realidad lo hacía para examinar a todos los que me rodeaban. Era la mejor técnica que había descubierto para pasar desapercibido y funcionó a la perfección durante años. Escuela tras escuela, curso tras curso, país tras país, educador tras educador. Pero hoy no ocurrió así. Hoy me enfrento a un verdadero necio.

No hablaré, por más que insista este ruidoso maestro. No puedo. No me atrevo. Si despegara los labios sólo un poco, cambiaría para siempre la vida de mis compañeros. Son tan pequeños, sonrientes y tiernos. No se lo merecen. Son tan ingenuos que ni siquiera desconfían de mí. Sin pensarlo dos veces, de inmediato me han convertido en uno más del grupo; en su aliado y amigo. Sé que eso cambiará. Llegará el momento en que toda esa ternura y empatía se esfumará, aunque tampoco puedo asegurarlo. Qué raros son los niños cuando comienzan a convertirse en adultos. Parece que se transforman en personas distintas, en seres irreconocibles. Lo he visto pasar una y otra vez.

Ahí está de nuevo. Una vez más pregunta, pero no hablaré. Estoy seguro que una palabra mía sería suficiente para llenar esta habitación de lágrimas y berreos. Debo permanecer callado. Justo ahora, el maestro camina por el pasillo formado entre los pupitres y se detiene frente a mí. Insiste e insiste. ¿Cómo puede ser tan idiota? ¿Acaso no se da cuenta de la apariencia que tengo; de mis necesidades? Mis compañeritos no dicen nada. Algunos parecen asustados ante el creciente volumen en la voz del profesor, mientras que otros sonríen y disfrutan del feroz espectáculo que representa mi humillación.

Sabía que la forma de un niño tan joven sería inconveniente. Un niño mudo, además de todo. ¿En qué estábamos pensando? Debimos suponer que algunas personas serían demasiado insensibles como para percatarse de mi supuesta limitación, un detalle crucial para desempeñar mi labor de incógnito. Escucho una y otra vez la misma pregunta. El maestro quiere saber si es que tengo idea de cuál es la distancia que existe entre el sol y la tierra. Por supuesto que lo sé, imbécil (una de mis palabras humanas favoritas). Si tan sólo supiera la edad que tengo en realidad. Si tuviera alguna idea de dónde provengo y desde cuándo existo. No puedo mostrarle, pues su mente no lo resistiría.

Repite la pregunta una última ocasión y una certera gota de saliva, perfecta y espumosa, sale proyectada desde su boca hacia la mía. Saboreo las deliciosas inmundicias que nadan en la lengua de aquel hombre y entonces ruge mi apetito. ¿Por qué todo acerca de los humanos es tan grotesco y suculento? No abriré las fauces, por más que insista. No puedo… no me atrevo. Pero tengo tanta hambre.


Valentín Chantaca González

En 2009, fue seleccionado como miembro del Programa Jóvenes Creadores del FONCA, en la categoría de cuento. En noviembre del mismo año, fue incluido en la antología Estación Central bis con el cuento Zoológico infrarrojo: 2 historias de pollos (Ficticia Editorial). Dicho relato también fue traducido al francés y recopilado en la antología Lectures du Mexique, Nouvelles et microrécits. Auteurs Mexicains du XXI Siecle. (Publicación digital de la Universidad de Poitiers)

En 2014, obtuvo una mención honorífica en el 4to Concurso Nacional de Haiku en México, organizado por el ITAM y la Academia Mexicana-Japonesa Tokiyo Takama. En 2015, fue beneficiario del PECDA (Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico) Colima con el proyecto Las noches en Colima también son temibles.

Valentín Chantaca fue uno de los participantes del Encuentro de Escritores Cuento en Comala 2016.

Web Cuento en Comala
Facebook Cuento en Comala
Twitter Cuento en Comala

Fuente: Skribalia

Sobre Communicarte 290 Artículos
Communicarte es un magazine de comunicación digital que divulga noticias sobre tecnología, comunicación, arte, literatura y cultura financiera en México.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*