Mr. Bingo publica el libro “Hate Mail”

El ilustrador Mr. Bingo se reunió hace meses con varios agentes de la editorial Penguin Books para tantear la posibilidad de publicar un libro. Una semana más tarde y sin tener todavía respuesta, Mr. Bingo les escribió cuatro postales. En las tres primeras se quejaba sobre su profesionalidad, su personalidad e incluso sobre la comida que le habían ofrecido durante la entrevista. La cuarta y última postal la dirigió a toda la empresa. En ella había dibujado un pingüino decapitado sobre un lema claro y conciso: ‘Go fuck yourselves’.

Los agentes de Penguin Books se pusieron en contacto con Mr. Bingo dos semanas después para decirle que estaban encantados y que seguían adelante con el proyecto.

El libro acaba de salir al mercado y se titula Hate Mail y es una recopilación de postales llenas de odio inocuo. “Algunos me dijeron que fue una maniobra arriesgada”, comenta ahora Mr. Bingo sobre las cuatro postales remitidas a Penguin Books, “pero quería asegurarme de que entendían el proyecto. Si lo entendían perfecto. Si no, no podríamos trabajar juntos”.

Pero esta historia no se fraguó en los despachos de una editorial. El proyecto de Mr. Bingo comenzó en su casa mucho antes, con una computadora encendida y unas cuantas copas de más. El ilustrador envió un tuit al ciberespacio. “Enviaré una postal ofensiva a la primera persona que conteste a este mensaje”.

Después de mandar la primera postal a un tal Jonathan, el proyecto empezó a crecer. “Colgué una foto del primer ‘hate mail’ y la respuesta fue tan buena que pensé que tenía que convertirse en un servicio”, rememora este ilustrador de 30 años desde su estudio londinense.

Y así fue cómo a cobrar cinco libras por mandar postales con los insultos más ofensivos y los dibujos más surrealistas. Llegó a mandar hasta cuatrocientas. Es sorprendente, pero el odio vende. Vende incluso más que el amor, básicamente, porque es más divertido. “Bueno, puede serlo”, matiza Mr. Bingo. “El amor no lo es; así que no estoy interesado en él. Quiero decir: me gusta el amor para mi vida, pero no quiero trabajar con ese concepto”.

Desde su nombre (que viene de una buena racha en el popular juego del bombo) hasta su trabajo, Mr. Bingo se toma la vida como un juego. “Está bien que los diseñadores se tomen en serio a sí mismos; simplemente no es la forma en la que yo hago las cosas; mi trabajo es entretener y divertir”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sobre Communicarte 293 Artículos
Communicarte es un magazine de comunicación digital que divulga noticias sobre tecnología, comunicación, arte, literatura y cultura financiera en México.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*