Islandia regala libros por Navidad

Si te gusta mucho la lectura, deberías de conocer Islandia ya que realmente es el paraíso de los libros.

Islandia es el país que encabeza prácticamente todos los rankings mundiales en lo que a libros y lecturas se refiere y, de hecho, uno de cada 10 islandeses ha llegado a publicar un libro. Pero además de ser el paraíso de los libros durante el año de forma general, es el paraíso de los libros de forma especial por Navidad. Según marca la tradición, en Islandia se regala o se recibe un libro por Navidad, pero atención: también lo leen.

En los meses previos a la Navidad se produce lo que se conoce como jólabókaflóð, que en castellano se podría traducir como ‘inundación de libros antes de Navidad’. Es como una especie de temporada editorial, como por ejemplo la rentrée francesa, en la que las editoriales publican el grueso de sus nuevos títulos. No solo se lanzan muchos libros, sino que además se hacen todas las actividades asociadas al lanzamiento, así que la lista de lecturas, encuentros, presentaciones y actos similares es muy larga durante estos meses. Según algunas estadísticas editoriales, durante estos meses se venden el 60-70% de todos los libros que se venden en Islandia durante el año.

De hecho, en noviembre, los islandeses reciben en sus casas el Bókatíðindi, un catálogo con todos los libros publicados en el año y que se distribuye por todas las casas. Los islandeses consideran a este catálogo como una parte fundamental de los preparativos de la Navidad para escoger con tiempo los libros que desean regalar.

Pero lo que nos fascina no es solo que se vendan y que se regalen muchos libros, es que los libros son parte de las tradiciones de la Navidad. Los islandeses intercambian libros en Nochebuena y tras recibir sus libros dedican la noche a leer.

“La cultura de regalar libros está muy enraizada en cómo las familias perciben las Navidades como vacaciones”, explicaba Kristjan B. Jonasson, la presidenta de la asociación de editores de Islandia. “Habitualmente, intercambiamos los regalos en la noche del 24 y la gente pasa la noche leyendo”, añadía.

La explicación de este interés por la lectura y el peso que esta tiene en la Navidad es histórico. Más allá de que Islandia fuese un pueblo lector desde mucho antes del siglo XX está el hecho de que durante la Segunda Guerra Mundial el papel era uno de los pocos elementos que no estaba controlado y por tanto una de las pocas cosas que se podían regalar (hay que pensar que Islandia dependía de Dinamarca para prácticamente todo entonces). Imprimir libros era barato y se convirtieron en un regalo asequible.

Sobre Communicarte 296 Artículos
Communicarte es un magazine de comunicación digital que divulga noticias sobre tecnología, comunicación, arte, literatura y cultura financiera en México.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*