Genji y Suzuki (tercera parte)

Por Acintlali Vázquez Minor

3. Cuando nos conocimos

—Furukawa-san, tú que viviste en Estados Unidos, ¿conociste a John Cena?

—¿Eh? —Preguntó Suzuki. Era la hora del almuerzo y ella comía en su asiento mientras leía un comic. Tres de sus compañeros se le acercaron decididos a preguntar.

—John Cena, sabes, el luchador…

—¿Es en serio? —Preguntó incrédula.

—¿Es cierto que viviste en Hollywood? —Suzuki no sabía que hacer. Quería partirse de risa en su cara, quería seguirles el cuento o tal vez decir la verdad. Recordó cuando llegó a Estados Unidos cuando era pequeña o cuando entró a la secundaria o primaria.

“¿Eres samurai?”. “¿Fuiste a la muralla china?”. A Suzuki ya no le sorprendían esas preguntas.

—Nozaki-san, Yamada-san, Saito-san, dejen a Furukawa-san en paz —Se acercó Genji.

—No te metas en esto Nimura-san, que esto no te incumbe —Comentó el más robusto del grupo con tono amenazante.

—¡Sí! ¿Qué vas a saber de la WWE? —Comentó el más bajo de estatura, pero al tratar de pronunciar las iniciales se trabó y los chicos comenzaron corregir y a discutir cómo se pronunciaban esas letras hacía sonidos indistinguibles. Le causó mucha risa a Suzuki, quien soltó en carcajada. Los chicos la miraron asombrados, quizá era la primera vez que esta chica mostraba emoción alguna.

Cuando Suzuki recuperó su aliento, dijo:

—No, no conocí a John Cena. Llegar a conocerlo en persona sería algo extraordinario.

—¿Acaso ustedes conocen a Jackie Chan porque es asiático?

—¿Conoces a Jackie Chan? ®Volvió a preguntar el más chaparro del trío. Suzuki desvió la mirada y ocultando otra carcajada respiró profundamente. Después de 40 segundos, respondió calmada.

—No. No los conozco.

El trío, decepcionado, se alejó de la chica. Genji se quedó a lado de Suzuki.

—¿Y tú? ¿Me vas a preguntar si conozco a Miley Cyrus o a Emma Watson? Porque no.

Genji se sobresaltó un poco, era la primera vez que una chica le hablaba de esa manera tan diferente del resto. Resopló en risa.

—Ah, no. No me interesa eso. Quería presentarme, soy… —Suzuki notó que aquel muchacho adquirió una pose caballeresca y sonrió.

La chica miró su sonrisa, fresca, sincera y con un brillo especial que la cautivó. No era tan desagradable como pensó que sería, además sería bueno aunque sea distraerse un poco, así que aceptó. Entonces, sonó la campana. El maestro de inglés entró y comenzó la clase.

Genji estaba sentado en la segunda fila a partir de la ventana, junto a la fila de Suzuki, había cambiado de lugar con Yamada Sousuke para poder observar mejor a la nueva con mayor detenimiento.

Al terminar la jornada de clases, la misma multitud de chicas se acercó a Genji y lo acorralaron para llevárselo al karaoke. El grupo de chicas continúo peleando mientras salían del salón junto con Genji, quien miró por última vez a Suzuki. “Es hora de la diversión”.Suzuki sonrió mientras se apresuraba a agarrar sus cosas.

Genji estaba sentado en el sillón de Karaoke, esperando a que las chicas finalmente se decidieran por una canción. Miró su celular para ver la hora, las 20:00. Probablemente una hora más y se iría a casa. Se sorprendió, ya que en unos meses anteriores, sería capaz de quedarse hasta las 23:00 y quedarse con una chica para divertirse. Suspiró mientras terminaba una lata de cerveza.

—¿Chicas?, mientras se deciden, voy a salir un rato, voy a fumar.

—Espera Genji, yo voy contigo —dijo la rubia.

—¿Tú? Ni fumas —Contestó la delegada del salón.

—Es obvio que ninguna de las dos fuman, vámonos Genji, yo te llevaré a algún lugar más divertido —Replicó la más voluptuosa del grupo.

—Ni creas que te vas a salir con la tuya, yo me voy con él. —Volvió a responder la rubia.

Genji salió del edificio. Ni siquiera había terminado su cigarrillo para cuando lo había tirado. Deambuló hasta llegar a un pequeño local con un anuncio, “Jupiter Jazz Club”.

“Bastante occidental e intelectual”, pensó. Se encontraban todo tipo de personas del mundo que hablaban diferentes idiomas que conversaban en pequeños sillones colocados para mirar hacia un escenario iluminado, lleno de instrumentos. Había decidido salir del local para regresar al karaoke cuando escuchó al presentador hablar en micrófono.

—Antes de empezar con la hora feliz, veo que todos están ya felices ¿huh? … —Se escucharon risas entre el público—. Vamos presentar al trÍo bebop compuesto por Yamasaki, Watanabe y el nuevo talento del sax, la hermosa Furukawa. ¡Un aplauso por  favor!.

“Debe ser una coincidencia, no puede ser ella”, Genji entró al lugar para verificar si era su compañera o no. Se sorprendió cuando entró Suzuki al escenario. Llevaba una boina negra en la que recogió su pelo; le pareció gracioso que su playera decía “Opening Ceremony” (Ceremonia de Inauguración) y unas botas de cuero rojas que contrastaban bastante con el suelo de madera desgastado.

Al entrar su compañera, el público la ovacionó. Tocó una melodía bastante cautivadora que captó la atención de Genji. En su melodía recordó la tranquilidad de la noche, que recibía cuando estaba con Fujitsubo-san, y sin querer, había soltado unas pequeñas lágrimas.


Acintlali Vázquez Minor es parte del taller de Narrativa del Manga que Eve Gil imparte en Skribalia.

Fuente: Skribalia

Sobre Communicarte 296 Artículos
Communicarte es un magazine de comunicación digital que divulga noticias sobre tecnología, comunicación, arte, literatura y cultura financiera en México.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*