Genji y Suzuki (primera parte)

Por Acintlali Vázquez Minor

1. Apariencias

“¿Acaso habrá alguien a quien Genji no pueda conquistar?” murmuraban las chicas de un instituto mientras veían a un joven apuesto caminar elegantemente entre los pasillos para entrar al salón de clases. Entonces, el nuevo reto amoroso del día apareció.

– Buenos días, soy Furukawa Suzuki, nací en Japón, pero por cuestiones laborales por parte de mi padre, viví en Estados Unidos la mayor parte de mi vida. Tengo 16 años, me gusta leer y correr. Espero que nos podamos llevar bien. Mucho gusto.

Mientras se inclinaba como saludo, el maestro apresuró a la chica para sentarse, sin aún asignarle un asiento, la chica inmediatamente buscó un lugar que pudo conseguir, el más lejano del profesor, el antepenúltimo lugar de la última fila cerca de la ventana. Suzuki notó la postura galante de Genji, quien cruzó una pierna sobre la otra y recargó su brazo izquierdo sobre el pupitre y sostenía su cabeza con aquella mano. Suzuki simplemente pasó de largo, ignorando al chico y sorprendiéndolo: “¿Chica loca, qué le pasa?”

– Nee, nee, Genji-kun, ¿vamos a comer algo después de clases? – Le preguntó una muchacha con aura rosado y encantador justo después de que terminaran las clases.

– Si, si, vamos. Tenemos que darle la bienvenida a la nueva. – Contestó otra chica, mientras otras chicas se acercaban y formaron un semicírculo alrededor de su compañero. Genji miró a la nueva, quien siempre había estado sola desde su llegada. Se acercó con una del círculo, medianamente alta, de pelo rojizo y de pechos pronunciados. Alzó la mano y le levantó el mentón, y después se puso entre esa chica y la que estaba a lado de ella de igual estatura, pero con el pelo tintado de rayos californianos y dijo:

– Bien, y la que logre invitarla podrá sentarse a mi lado y cantar conmigo.

Inmediatamente las chicas se le acercaron a la nueva, quienes trataban de captar su atención. La chica parecía estar preparándose para salir mientras guardaba sus cosas rápidamente. Alcanzó a percibir los murmullos del grupito y advirtió que estaban hablando de ella, trató de escapar.

– ¡Oye, tú! ¡Nueva! – dijo una haciéndose parecer la chistosa y le susurró algo a su amiga. – ¿Cómo era su nombre?…. este…

– Furukawa-san – contestó una de esas muchachas.

Suzuki la examinó detenidamente, fingiendo ignorancia, y recordó su primer día de clases en su instituto privado de Estados Unidos, donde sus compañeros la ignoraron hasta que necesitaban algo de ella.

– ¿Si? – Suzuki sonrió levemente mientras contestaba hipócritamente. “Showtime”, se dijo a sí misma.

– Hola, soy Yamada Saeko, pero puedes llamarme Saeki-chan-. Le da la mano imitando un saludo occidental.

– Hola, mucho gusto-. Le corresponde el saludo y rápidamente continúa guardando sus cosas.

– Queremos darte la bienvenida. Las chicas y yo vamos a ir a un karaoke cerca de la escuela, como a 30 minutos en metro. ¿Quieres venir?

Suzuki observó al mismo grupo de chicas que estaban hablando con aquél compañero. Conocía la mirada interesada de las chicas, entendió perfectamente porqué ellas estaban interesadas en su presencia. Fingió buscar su celular para ver la hora y mintió:

– Perdón, pero no puedo, tengo varias cosas que hacer. Si gustan podríamos ir después. ¡Hasta luego!

Suzuki salió del salón corriendo apresurado, mientras Genji la miró caminar entre los pasillos y sonrió de lado. Las chicas bloquearon su vista y continuaron acaparando su atención.


Acintlali Vázquez Minor es parte del taller de Narrativa del Manga que Eve Gil imparte en Skribalia.

Imagen de VkJustSmile

Fuente: Skribalia

Sobre Communicarte 293 Artículos
Communicarte es un magazine de comunicación digital que divulga noticias sobre tecnología, comunicación, arte, literatura y cultura financiera en México.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*