Estados Unidos se blinda ante ciberataques durante las elecciones

Hoy 8 de noviembre están teniendo lugar unas de las elecciones más controvertidas en Estados Unidos bajo la atenta mirada del mundo. Las agencias de seguridad estadounidenses están en vilo ante la posibilidades de ataques tecnológicos contra la infraestructura electoral y el recuento posterior.

Los recientes ciberataques a los sistemas DNS de Dyn, uno de los principales proveedores de la costa este estadounidense, reafirman que aún hay mucho por solucionar. Aunque es poco probable un ataque a las redes o los propios dispositivos de recuento, se podría asegurar la desinformación dejando inaccesible de forma temporal los servidores que ofrezcan los datos de los recuentos a los medios y al público.

Ante el miedo a posibles ataques informáticos, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) se encargó de investigar y analizar el registro de los votantes y de los sistemas utilizados con el objetivo de buscar posibles vulnerabilidades, una labor en la que también trabajan la Oficina de Federal de Investigación (FBI) y otras agencias a nivel estatal. La amenaza, todo y que no está clara, se teme que pueda provenir de hackers rusos o de otros países, pese a que expertos en seguridad informática y oficiales de Estados Unidos no creen que un hackeo pueda alterar los resultados electorales, dado que los sistemas de voto no suelen estar conectados a Internet.

Sin embargo, la preocupación parece estar en el plano digital. Es en estos sistemas donde se tiene un mayor miedo a un ataque de comunicaciones o en interferencias en su software.

Un rastro de papel sigue siendo la prueba física que algunos demandan, para poder hacer un recuento físico de los votos de cada elector. En total, seis estados del país utilizan máquinas de votación electrónica de forma exclusiva: Carolina del Sur, Delaware, Georgia, Luisiana, Nueva Jersey y Maryland. Otros como Florida o Pennsylvania, las utilizan en combinación con un registro alternativo en papel. Este tipo de máquinas, que escanean el voto de forma anónima, permiten hacer un conteo instantáneo de los votos cuando acaba la jornada, pero dejan también el voto en papel dentro de la urna en caso de que se soliciten recuentos por parte de los Partidos, electores o de un juez.

¿Fraude electoral?

Durante toda la campaña electoral, Donald Trump, el candidato del Partido Republicano, ha acusado al sistema electoral norteamericano de que las votaciones están amañadas (“rigged”), haciendo dudar a millones de americanos de una de las plataformas con más fiabilidad democrática del mundo.

Algunos expertos están preocupados por si partes interesadas o con ánimo de crear caos, hacen circular informes falsos de votaciones erróneas en algunos estados o condados. El Brennan Center for Justice, uno escuela de derecho de Nueva York, afirmó que el fraude electoral presencial es casi inexistente en Estados Unidos. Tendremos que esperar que los sistemas de votación electrónico no añadan una capa de opacidad a la jornada electoral…

Fuente: Altcomp

Sobre Communicarte 290 Artículos
Communicarte es un magazine de comunicación digital que divulga noticias sobre tecnología, comunicación, arte, literatura y cultura financiera en México.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*